¡PSSST! OFERTA FLASH 🌿50% DESCUENTO en ROSA JAMAICA 90g y ROMERO KILO. ¡APÚRATE! 😱

Buscar producto / síntoma

0

Su carrito actualmente está vacío.

El regaliz es un ingrediente muchas veces indispensable en las infusiones para contrarrestar el mal sabor de otras plantas, así como en productos para el mal aliento. También se utiliza como endulzante en repostería, en bebidas y licores, y hasta para aromatizar el tabaco.

Pero el regaliz tiene también sus propias propiedades medicinales y no son pocas.

Una raíz dulce y medicinal

Te sorprenderá saber que el regaliz es una leguminosa, como las legumbres. Su denominación científica, Glycyrrhiza glabra, es explícita: deriva del nombre griego glukos (dulce) y rhizos (raíz). El sabor dulce de la raíz es tan potente que marca el nombre de la planta.

Quizá estés muy familiarizado con el aspecto de la raíz, pero no tanto con el de la planta del regaliz, un arbusto esbelto, de hasta un metro de alto, con hojas compuestas, flores azuladas, reunidas en racimos densos. Crece cerca de los cursos de agua, en la zona del Mediterráneo y en Asia occidental.

La raíz es, hablando con más precisión, un rizoma largo y liso, de color amarillento una vez se ha limpiado.

Con fines medicinales se cosechan los rizomas de tres o cuatro años de vida en octubre o noviembre. En muchos casos se someten a un proceso de transformación, cociéndolos a fuego lento o en cámaras al vapor, hasta que forman una masa negra y consistente.

Propiedades del regaliz

En la composición del regaliz destaca un saponósido, la glicirrina, que se considera hasta cincuenta veces más dulce que el azúcar. El regaliz contiene también ácido glicirricínico, flavonoides como el glycirol, isoflavonas, cumarinas, ácidos málico y salicílico, proteínas, sales minerales y vitamina C y B, entre otros.

La glicirrina es la sustancia responsable de su poder edulcorante, pero también de sus efectos antiinflamatorios, balsámicos, antivirales, antialérgicos, antiácidos y antiulcerosos. Ciertos flavonoides actúan asimismo como antiespasmódicos, digestivos, carminativos y antiulcerosos.

¿Qué significa todo esto? Pues que el regaliz está indicado en numerosos trastornos y molestias, especialmente digestivos. Así, se recomienda en primer lugar como remedio:

  • En trastornos de la digestión
  • Para combatir la acidez o ardor de estómago
  • Para aliviar el molesto reflujo gastroesofágico
  • En dispepsias hiposecretoras, es decir, digestiones difíciles por una falta o disminución de jugos gástricos
  • Contra los espasmos gastrointestinales
  • Frente a la gastritis
  • Para aliviar la pesadez estomacal tras una comida copiosa o fuerte, los gases, meteorismos y flatulencias
  • Como un buen apoyo en caso de úlceras gástricas y duodenales

Al ejercer una intensa función antiinflamatoria, el regaliz se convierte también en el mejor recurso de herbolario para la úlcera gástrica. En combinación con determinadas plantas medicinales de efecto laxante ayuda a reducir el estreñimiento.

Por otra parte, tiene la capacidad de hacer más fluidas las secreciones bronquiales y frenar la infección. Por ello se aconseja en caso de procesos gripales, resfriados, laringitis, bronquitis y como apoyo en ataques asmáticos leves.