0

Su carrito actualmente está vacío.

Aunque todos los frutos secos son alimentos muy saludables y nutritivos, el pistacho destaca de manera especial por sus completos valores nutricionales y por los grandes beneficios que aporta a nuestro organismo.
Es uno de los frutos secos con más fibra y grasas, y es también rico en vitaminas, minerales, proteínas y ácidos grasos esenciales. Un fruto originario de Oriente y que se consume desde hace miles de años. En la actualidad, el país que más lo produce es Irán.

Los pistachos mantienen el colesterol a raya

Los pistachos tienen luteína, que previene la acumulación de grasa alrededor de las paredes de las arterias del corazón y los vasos sanguíneos y evita la inflamación. Consumirlos a diario puede ayudar a disminuir el colesterol malo.

Mejoran la circulación

Ya que contienen arginina, que mejor la circulación ayudando a prevenir enfermedades coronarias.

Son una fuente de fibra

Estos frutos secos también son ricos en fibra, la cual es esencial para aumentar el metabolismo y mejorar las funciones digestivas del organismo. Una ración de pistachos aporta casi la mitad de la cantidad diaria recomendada de fibra.

Regulan los niveles de glucosa en sangre

Los pistachos regulan los niveles de azúcar en la sangre. Una ración contiene e 60% de la dosis diaria recomendada de fósforo. Este mineral es fundamental para romper las proteínas y aminoácidos, y estimula la tolerancia de la glucosa.

Los pistachos ayudan a combatir la hipertensión

Consumir pistachos ayuda a reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca en situaciones de estrés agudo.

Ayudan a absorber el hierro

Los pistachos tienen un alto contenido de cobre que favorece la absorción del hierro que ingerimos a través de la dieta, por lo que son muy recomendable para ayudar a combatir anemias y otras patologías relacionadas con las carencias de hierro. También son recomendables durante el embarazo.

Fortalecen el sistema nervioso

Gracias a su elevado contenido en vitamina B6 , que juega un papel muy importante en la formación de la mielina, sustancia que recubre las neuronas que ayuda a mejorar la conexión entre los nervios. La vitamina B6 también interviene en la formación de otras sustancias como la serotonina, melatonina y epinefrina.