0

Su carrito actualmente está vacío.

En Vietnam y Tailandia, por ejemplo, el té azul suele beberse tras las comidas mezclado con limón y miel. A dicha infusión se la llama nam dok anchan, y puede beberse tanto fría como caliente. ¿Lo curioso? Al incorporar el zumo de limón, el pH de la infusión se ve modificado, pasando del típico y profundo azul al púrpura. Dependiendo de la cantidad de limón que se agregue, se obtendrá un púrpura más suave o más intenso. Merece la pena destacar que la infusión en frío se acompaña, además de con miel y limón, con menta, maracuyá y jengibre. Otra combinación que puede gustarte es incluir flores de hibiscus. Verás como inmediatamente, al infusionarlas, la bebida adopta un llamativo y brillante color rojo.